Categoría: Microrrelatos

Una noche compañera

Empezó a sonar “Un ángel para tu soledad” y fuiste a subir el volumen. —Vamos a bailar —, me dijiste, y te contesté que no existía alguien más patadura que yo para moverse. Te reíste, te acercaste y me agarraste de las manos —yo te enseño, ñoño, relaja —, retrucaste segura. A esa hora del…

Leer Más Una noche compañera

Otra vez P

Otra vez P. Maldijo el día en que entró a esa librería y vio en oferta ese libro que lo atrajo: una novela mezclada con Gramsci. Una vez leídas esas líneas sobre las hojas amarillentas, nada tuvo que ver el autor italiano en esa historia, pero en su vida se había clavado una nueva perturbación:…

Leer Más Otra vez P

Rocío

Rocío fue la mujer que más alegrías le regaló, pero también quien se llevó una parte de su corazón. Y está de más decir que el corazón se reconstruye, sana heridas. Pero Rocío se alojó en los cajones de madera que atesoran tantos recuerdos que un poco quedó ahí, en lo más íntimo de sus…

Leer Más Rocío

La almohada vacía

Una explosión en mi ventana y ahí estaba el desierto: yo solo acostado en mi cama, en medio de una oscura noche galopante, moviéndose entre cenizas de las horas pasadas y el presente que estaba consumido por ese último eco de su voz. Mis ojos aferrados a la madera del techo que solo podía imaginarla,…

Leer Más La almohada vacía

El hambre

Las cosas van girando alrededor mientras pasamos sin ver. Giran entre narices que aspiran un polvo invisible. Al mismo ritmo gira la pobreza, paisaje naturalizado ante ojos que miran consecutivamente la misma secuencia y normalizan. Hace poco un pibe me paró en la calle para venderme un par de medias. Me dijo que en los…

Leer Más El hambre

El vitti

El vitti tenía los mejores choripanes que uno podía comer. Con su parrilla portátil en una esquina, vendía a todos los camioneros que estaban de paso. Aquel morocho de pelo canoso y unos cuarenta y tantos, ya marcado por las arrugas del tiempo y de la exposición al sol, juntaba gente a charlar todos los…

Leer Más El vitti

La chica de sal

La conocí camino a ese magnífico salar. Ella subió a la misma camioneta después de regatear unos pesos más a la chola. Me sonrió y me dijo «¿sos argentino, no?». «Tanto como vos», le respondí. Un par de fotos en los espejos de agua, algunas en solitario y otras acompañados a pura sonrisa, nos dejó…

Leer Más La chica de sal

Ella y él

Ella sabía que no existía algo más reconfortante que dormir en su pecho. Él sabía que nada lograba satisfacerlo como antes. Aquel gélido viento de una chica sureña había vuelto a su corazón más austero. Ella también lo sabía, pero igual decidía posar su cabeza sobre él, y mientras no sintiera ningún dolor, seguiría intentando.

Leer Más Ella y él

La humedad

La humedad. La humedad haciendo sudar sus minutos. Había pensado en ella todo el día. La humedad era Quito. Había escuchado tantas veces decir que la capital ecuatoriana sufría tanto este fenómeno. Sin embargo, no estaba seguro de la existencia de Quito ¿Y si tan sólo era una construcción propia de sus ganas de viajar…

Leer Más La humedad