Ambivalente

Desde que terminamos algo en mí estalló. Y es fácil reconocerlo pero difícil admitirlo. Es el momento en que lo teórico y lo práctico ya no caminan en paralelo, se enfrentan dentro mío. Donde se rompen todas las convicciones y todos esos discursos tan sanos de no necesitar, se van agolpando contra un paredón a punto de caer. El instante en donde hay ruinas en lo lúgubre de la cama vacía. Es tan simple: esta noche te extraño. Si, te extraño. Esta noche donde la cabeza sucumbe, donde el colchón y el piso no encuentran distancia, donde la mirada no hace foco y el conteo de poco sirve. En estas madrugadas en las que el insomnio patea la cara y tu mano, tibia, tan absorbente de mis miedos, lograba posarse sobre mi frente hasta dejarme dormir sin sobresaltos. Pero no te extraño el resto del día. Y otra vez lo discursos se miran ofuscados porque se encuentran en disyuntivas insalvables: entre lo que te necesito, entre lo que no quiero, entre lo que te amé, entre lo que jamás te pediría. Y el volcán sigue ahí, erupcionando, escupiendo un mundo ambivalente que quema y enfría. Se pasan las horas y lo discuto conmigo: el sueño no se hace aliado y ahora gana que quisiera estar contigo.

Si el lenguaje es otra piel toquémonos mas

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: