Doscientos veintitrés

He perdido toda capacidad de hablar de amor. Doscientos veintitrés días desde que los sábados se han vuelto ácidos. Es el momento donde las letras son transparentes y las palabras no son más que nada. Donde la última gota de agua del vaso no lo rebalsa porque también sin color es nada. Perdí esa posibilidad cuando reconocí la deshonestidad de la poesía: ese edulcorante que sabe más a limón que a azúcar. Cuando entendí que esa prosa no era más que remolinos de tiempos pasados, sin la escalofriante melodía del canto moderno. Perdí esa capacidad, empiezo a conversar con la misantropía y me sorprendo ¿cómo perder la capacidad de amar en tiempos violentos? A veces es extraño decir que ya no hay sentimiento.

Si el lenguaje es otra piel toquémonos mas

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: