Mes: noviembre 2019

La vieja Gaona

Extraño la vieja Gaona. Esa que era más llana, que mostraba el ocaso cerca de La Rioja y el autopista, y que en ese horizonte me permitía soñar con que quizás alguna vez en ese final tendríamos un mar. Extraño que su paisaje me haga acordar a algún lugar de Córdoba y al final de…

Leer Más La vieja Gaona

Una noche compañera

Empezó a sonar “Un ángel para tu soledad” y fuiste a subir el volumen. —Vamos a bailar —, me dijiste, y te contesté que no existía alguien más patadura que yo para moverse. Te reíste, te acercaste y me agarraste de las manos —yo te enseño, ñoño, relaja —, retrucaste segura. A esa hora del…

Leer Más Una noche compañera

Toneladas de vos

I Toneladas de vos sobre mi espalda encasillan el juego de los días, y me llevas para donde querés y te dejas arrastrar por este río de seducción. Nos quemamos las arterias, encendemos los caminos de sal hasta volver a cargar nuestra sed. Y me llevas hasta donde querés para que te traiga otra vez…

Leer Más Toneladas de vos

Ambivalente

Desde que terminamos algo en mí estalló. Y es fácil reconocerlo pero difícil admitirlo. Es el momento en que lo teórico y lo práctico ya no caminan en paralelo, se enfrentan dentro mío. Donde se rompen todas las convicciones y todos esos discursos tan sanos de no necesitar, se van agolpando contra un paredón a…

Leer Más Ambivalente

Otra vez P

Otra vez P. Maldijo el día en que entró a esa librería y vio en oferta ese libro que lo atrajo: una novela mezclada con Gramsci. Una vez leídas esas líneas sobre las hojas amarillentas, nada tuvo que ver el autor italiano en esa historia, pero en su vida se había clavado una nueva perturbación:…

Leer Más Otra vez P

Cuando todo murió

Fuiste parte de mis sueños, de mi anhelo de redención después de noches llenas de pieles de consuelo. Cónsul de mis deseos, de mis noches foráneas en cuerpos llamativamente ajenos. Del crepúsculo y el canto de la mañana, nacieron de tus labios sedientos los cimientos de un vaivén férreo. Fuiste sosiego sin serlo en un…

Leer Más Cuando todo murió

Doscientos veintitrés

He perdido toda capacidad de hablar de amor. Doscientos veintitrés días desde que los sábados se han vuelto ácidos. Es el momento donde las letras son transparentes y las palabras no son más que nada. Donde la última gota de agua del vaso no lo rebalsa porque también sin color es nada. Perdí esa posibilidad…

Leer Más Doscientos veintitrés

Tus ojos

Parado ante tus ojos que son mar, que son lago o cielo, o tantas cosas donde se pueda reflejar lo que esos ojos exclaman. Parado. Nunca arrodillado porque no existe a quien hacerle un rezo ni se mendigan los abrazos. Parado. Nunca sentado a la espera, a la eterna espera sofocante, porque buscar es parte…

Leer Más Tus ojos

Rocío

Rocío fue la mujer que más alegrías le regaló, pero también quien se llevó una parte de su corazón. Y está de más decir que el corazón se reconstruye, sana heridas. Pero Rocío se alojó en los cajones de madera que atesoran tantos recuerdos que un poco quedó ahí, en lo más íntimo de sus…

Leer Más Rocío