La raquítica realidad

Muchas veces hablo con la nada,
y es tan duro hacerlo
cuando la nada no es más
que una pared blanca.

Cuesta caro el minuto
en ese tiempo aletargado,
dentro de un mar bravo
que no encuentra calma.

El momento donde veo
todas aquellas sombras
que el corazón entusiasmado
nubla para callar derrotas.

Me vuelvo verborrágico
en este mundo que juega
a tenernos todo el día de esclavos.

Es la nada que da el presente,
ese oasis infinito que me escucha
sin entender mis palabras.

Sometimiento atroz del silencio,
vieja guarida desarmada:
un campo etéreo que espera
otro mensaje rifando el alma.

Un pabellón lleno de luz blanca,
con sus puertas de madera,
con su ceguera acuesta
adormeciendo el vacío.

El campo al costado de la ruta
es ese vacío interminable,
esa raquítica geografía
de la repetición desgarrante.

Poesía

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: