La lluvia

Pocas cosas son agradables de la lluvia,
hasta podría enumerarlas:
Uno:
las gotas finas arrastradas por el viento
hasta estallar contra la cara;
ese instante donde la piel se hace líquida
y se limpia.
Dos:
la combinación del agua y el corazón,
donde burbujean los sentimientos,
se tornan materiales,
y se puede abrazarlos para que no duelan.
Tres:
el sol incandescente
en medio del gris de la debacle
y la finitud de las gotas
volviendo al tiempo aún más transparente.
Cuatro:
el aroma del petricor,
profanador de la liturgia de la angustia,
inagotable fuente de sueños
y deseos mundanos.
Cinco:
el deseo de que el cielo desagote
todas sus ruinas
para ver
que todo vuelve a aclarecer.

Poesía

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: