Lo que no se olvida

¡Ay esas noches que el corazón no olvida!
Noches cargadas de amor insoluble,
la cápsula del viento atrapando nuestros cuerpos,
fatigados de tanta locura de sexo.

Fecundidad de lo eterno,
la magia sin magia y con razones:
la unidad en silencio,
entre nuestra alma y el sol predispuesto.

¿Dónde habrá quedado todo aquello
que amagó a fundirse en el tiempo?

¡Ay, tu espalda y mis dedos pintando!
¡Tus manos de agua formando olas en mi pecho!
La nostalgia del pasar de página
y que lo leído ya no vuelva a ser
lo que fue en el primer momento.

Palabras sin letras, vacías, descargadas.
Una luna sin sentidos,
la pesca en medio del desierto.

El polvo de los minutos
no esconden el te extraño que escribí
en una roca y que aún siento.

¡Ay si esto hubiese sido eviterno!
De seguro no hubiésemos sido lo mismo.
Nos deshicimos de la piel
sabiendo lo efímero que podía ser
el encanto de los besos.

Poesía

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: