Cuidar los afectos

Cuidar a los afectos

Una palma en la frente,
en el pecho o entre las manos,
donde sea necesario,
ofreciendo un respaldo.

Un abrazo certero,
de esos que animan al alma,
que reconfortan y juntan pedazos:
un abrazo de esos que no se olvidan,
que sostienen la vida.

Una caricia en el pelo o en la cara,
una caricia como pañuelo:
que seque lágrimas del presente
para sonreír mañana.

Una palabra que acompañe,
una palabra sin “te lo dije”,
sin remordimientos,
sin querer hacer sentir al otro
que viva el dolor
como nosotros queremos.

Cuidar a los afectos,
a los que damos gracias de tenerlos,
los afectos que bancan tristezas ajenas
sin más motivo que correr a un lado
nuestras penas.

Cuidarlos porque los queremos,
regalarle unos instantes
con sabor a vainilla
que enfrenten a un mundo
que trata de perfumar
con aroma de derrota
todo lo que recorremos.

Poesía

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

1 comentario Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: