Junio fue verano

La última vez que te amé

junio respiraba verano

y mi cuerpo todavía

cristalizaba sueños mundanos.

Aquella tarde hablaba

un poco en castellano

y otro tanto en catalán,

mientras planeábamos

un viaje a Barcelona que

no iba a suceder.

El invierno no posaba

mostrando su cara más helada,

ni las veredas se dejaban

pintar por el amarillo de las hojas.

La última vez que te amé

la cotidianidad aún sonreía,

tus manos vitalizaban la rutina,

y mis heridas no sangraban.

La noche -hoy en drama-

era segura cuando la luna

en tus brazos dormía,

y mis miedos acorralados

en algún rincón desaparecían.

La última vez que te amé

me preguntaste cuánto duraría,

y te contesté sincero y triste

que esa respuesta no la sabía,

pero si junio nos traicionaba

y no se hacía eterno,

ningún otro invierno

volvería a tener soles tan fuertes

como los que nos fundieron.

Poesía

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: