Pascua de resurrección

Domingo de resurrección después de una noche feliz

contando las horas para volver a trabajar para poder sobrevivir:

si este es el mundo que quiso el padre de Jesús,

no traten de convencerme porque me quiero ir.

 

Pascuas en la soledad de la casa para reflexionar:

tantos años la abuela enseñando sobre el salvador

que hace siglos está por desembarcar,

y en la calle la miseria y el hambre no tienen piedad.

 

A la vieja siempre le digo: si esto es fútbol,

en el superclásico entre el bien y el mal,

están perdiendo por goleada en una histórica final.

 

Creo en los zumbidos y los susurros de la calle,

que vive fría y siempre perfuma el aroma con sangre,

que no tiene misericordia entre pares

y que solamente me dice la única verdad:

 

Los estómagos rechinan por no poder saborear

ni una pequeña miga de pan

mientras me cuentan que allá arriba

están observando para algún día bajar.

 

Ya no tiembla el pulso para describir a la deidad:

si en la tierra se expira la humanidad,

entre golpes de policías pegando a jubilados

que reclaman vivir con un poco de dignidad.

 

Basta de pascuas sin hablar de la Santa Inquisición,

basta de pascuas sin hablar de las cruzadas

y de las matanzas de la evangelización:

en su nombre un Dios lo permitió o se decretó perdedor.

Poesía

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: