Ganarle al temblor

De un lado al otro, floreciendo los deseos de quienes no querían moverse, empecé mi noche. El cielo estaba furioso: las nubes eran el paisaje preocupante. La lluvia caía poco a poco. A cada giro a la derecha de la aguja del reloj, la calle más se transformaba. Era patinar sobre hielo para mis cubiertas lisas de tanto andar. La aventura que a mi vida le faltaba, en una noche de agua fresca yo la encontraba. El cielo se iluminó cuando alguien de arriba eructó. Mi piel en un instante se erizó: el fin podía estar cerca. Me afirmé aún más al volante. El rayo cayó delante mío, explotando todos mis sentidos. Me ensordeció. Soporté toda la descarga que provocaba dolor. La moto siguió y la noche nunca terminó. Pasé de largo, aquella noche, ganándole al temblor.

28 de febrero

Microrrelatos

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: