La nada

A veces cuelgo pensando si es posible hacer nada. Después de unos segundos, recuerdo que nunca conocí a la nada. En esos momentos empiezo a confabular micro historias de amor, una detrás de la otra, relámpagos de cariños tan efímeros como las horas del día. Pienso entonces que quizás ahí está la nada: entre lo que sentimos cuando empieza y la velocidad con la que el viento se lleva el amor. Pero otra vez recuerdo que a la nada nunca la conocí, y que posiblemente jamás la conozca. O tal vez, la nada sea un lugar tan sombrío y oscuro que ni la soledad más profunda llegue a reconocer. Quizás, entre su inexistencia y su ausencia, la nada y Dios, se asemejan.

Microrrelatos

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: