Encontrándome en la estación

Salí corriendo. Las piernas, una tras otra, se movían despavoridas. Llegué y ahí en la estación estaba parado. El sol calentaba derritiendo el cemento. Esa luz incandescente le apuntaba directo a su rostro. Estaba quieto esperando el arribo del tren. Al mismo tiempo mi cuerpo flotaba en medio del agua peleando contra la intensa calma de una corriente que no existía. Quería mantenerse arriba. Mis brazos hacían el esfuerzo. El sujeto seguía ahí, dispuesto a subir a un tren que no llegaba. El sol lo iba desintegrando. El sudor era el frío de una melancolía que anhelaba ser algo que había sido y ya no volvería a ser. En el arrebol de la tarde nos encontramos sin tocarnos: mi superstición y mi lógica cosechando imágenes en un espacio de tiempo compartido.

Microrrelatos

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: