Resplandor

Ya no hay más acertijos en el camino,

descubrimos todas las pistas

y nos quedamos sin llaves para descifrar.

 

Devoramos en segundos la pasión,

fraccionamos el marco del sol;

ya lo dijo mejor Gustavo que este escritor:

“Poder decir adiós es crecer”.

 

Pero resplandece la mañana por tus ojos en el este,

mientras armo piezas en el abismo del oeste;

Hay que patear las calles en busca de otra ilusión,

destapar una vez más a la luna cuando todo oscureció.

 

Mientras gira todo alrededor sin piedad,

sin más temor, sin más temor,

se abre el cielo rompiendo pasillos de hormigón.

 

Gira más para ver quemar la saciedad;

no nos quedan más que marcas en la piel

y un océano apunto a de estallar.

 

Sobre un campo verde que anida sueños

que se riegan de líneas para armar,

un nuevo paisaje desanda nuestros nudos.

 

Se fueron descargando las nubes

que atenazaban una interna soledad,

y ahora que nuestras narices respiran

otros vientos empiezan a soslayar.

 

Que no hay naves que no se quemen

cuando se viaja cerca del sol y sin parar;

mientras gira todo alrededor sin piedad

Sin más temor, sin más temor.

 

Aunque resplandece la mañana por tus ojos en el este

mientras armó piezas en el abismo del oeste,

sin más temor, sin más temor,

se abre el cielo rompiendo pasillos de hormigón.

Poesía

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: