Telarañas

El final siempre está,

tan cerca como la luna,

en los sueños de noches

en los que hay que despertar.

Ya no hay inviernos que nos transpiran los pies

ni veranos que nos hielen la piel;

la tibieza arrasó cuando nadie quedó,

después de mil silencios

y una boca que no llegó a ser corazón.

Entre telarañas se enredan tantos brazos;

ya no hay espacios, no hay más:

un puente, un salto, y el abismo;

es la nada ¿Y qué más?

Un cubo para desarmar,

un rompecabezas que no sirve más;

piezas desordenadas de muros quebrados,

figuras que reclutan movimientos desorientados.

¿Dónde están tus pies?

cayos de pasos descalzos

que el camino ríspido rompió,

y nos dejó una insaciable sed.

Ya no puedes ver más que lo que te atrapa;

entre pequeños azulejos azules

se encuentra el péndulo del que cuelga mi alma,

y el reflejo del vacío de la ciudad

en noches de pleno invierno.

Poesía

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: