TIC, cultura y educación

Mapa alfabetización

Analizar a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación con la educación, nos lleva de forma obligatoria a pensar no solamente en sus usos prácticos de aprendizaje, sino también en los espacios de socialización que se generan a partir de las mismas. Quitarle su función en el entramado social sería desarmarlas de su potencialidad política-cultural que cumplen hoy en el seno de nuestras vidas.

De esta forma, empezamos a plantearnos entonces como se ha complejizado la cultura y los cambios en las alfabetizaciones a partir de esta mayor participación de las TIC en el día a día. Area Moreira nos deja en claro esta nueva situación:

“La revolución de la tecnología informática ha provocado una mutación radical de las formas de producción, difusión y consumo del conocimiento y la cultura. La digitalización de los productos culturales analógicos tradicionales -como la música, la imprenta, el cine, la televisión-; la penetración de los ordenadores personales en los hogares y en consecuencia el acceso al multimedia y las redes telemáticas; la informatización de la mayor parte de las actividades comerciales y laborales; la telefonía móvil y los servicios de información que se ofrecen; la expansión de Internet, de la Web 2.0, están provocando nuevas necesidades formativas y de conocimiento en los ciudadanos. La cultura ahora es más compleja”. (Moreira, Area. Alfabetizaciones digitales y nuevas ciudadanías).

Es la relación intrínseca entre las TIC y la cultura -esta nueva cultura multimodal que nos aporta Bautista-, que nos muestra el carácter relevante de la educación formal para enseñar a estas nuevas tecnologías desde su lugar de producción social de sentido. Si la cultura habita en estas redes digitales -y funciona desde allí como constructora de nuevas ciudadanías-, la educación deberá entonces asumir un rol emancipador para formar sujetos críticos y reflexivos sobre las realidades que inundan el espacio virtual. Sujetos democráticos que visibilicen y problematicen a las tecnologías, y que puedan discernir entre tanta información que gira en estas redes.

“Educar con estas tecnologías implica educar para imprimirle al uso de las TIC sentidos que compatibilicen las nuevas formas de producir y trabajar con los actuales estilos de ejercer derechos, afirmar culturas, informarse, comunicarse a distancia y formar parte de redes”. (Hopenhay. Educación, comunicación y cultura en la sociedad de la información. Una perspectiva latinoamericana).

Como se viene exponiendo, la interacción que se vive en las distintas plataformas digitales, van generando cambios en el espacio-tiempo de las relaciones, lo cual provoca que la comunicación entre los sujetos se vaya volviendo aún más compleja. Son las herramientas brindadas por las tecnologías donde se construyen formas de relacionarse distintas a las que estábamos habituados, y donde se empiezan a forjar las nuevas ciudadanías que no solamente utilizan las redes para la interacción personal, sino para formarse como sujetos colectivos que participan políticamente.

“Las tecnologías son constitutivas de los nuevos modos de construir opinión pública y las nuevas formas de ciudadanía; las nuevas formas en que se dice y hace la política”. (Barbero, Jesús Martín. Tecnicidades, identidades, alteridades).

Bajo este marco que nos marca nuestra contemporaneidad, el rol que cumple la educación tiende a ser aún más fundamental para poder generar un mayor acceso a igualdad de oportunidades, y en la construcción de estas nuevas ciudadanías. Es entonces el sistema formal educativo el que debe actualizarse para incorporar definitivamente a las nuevas tecnologías en sus espacios de formación.

Como nos plantea Moreira, ya no existe aquella visión de alfabetización que se basaba solo en aprender a escribir y a leer. Con el auge de las TICs, estamos ante nuevas alfabetizaciones que nos llevan a considerar que la sociedad de hoy se mueve en una multialfabetización. No solamente contamos con el lenguaje escrito, sino que las tecnologías han abierto un campo mucho más ancho.

“Desde hace, al menos, dos décadas distintos expertos, colectivos, asociaciones y especialistas educativos reclaman la necesidad de que se incorporen nuevas alfabetizaciones al sistema educativo. Alfabetizaciones centradas bien en la adquisición de las competencias de producción y análisis del lenguaje audiovisual, en el dominio del uso de los recursos y lenguajes informáticos, o en el desarrollo de habilidades de búsqueda, selección y reconstrucción de la información. Por ello, muchos expertos han empezado a proponer nuevas alfabetizaciones: alfabetizacion audiovisual, alfabetización digital, alfabetización informacional”.

Para concluir, basta con agregar que las brechas digitales existentes hoy en día son también un factor que la educación puede ayudar a combatir, y formar sujetos multialfabetizados. Si bien es cierto que el rol del Estado para generar políticas inclusivas en este sentido es indispensable, las mismas debe ser dirigidas desde la educación formal, lugar desde el cual se debe acceder a construir igualdad de oportunidades para todxs.

Comunicación

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: