Me conformo

Me conformo con los sobrantes que tú alma tiene para mí. Y en medio de la mínima ganancia que gano para sentirme feliz, camino pensando con que me iré a conformar cuando te vuelva a ver. Y así me conformo cuando al trigésimo beso me dices: “éste no me lo robaste”, aunque de todas formas sepa que tendré que esperar treinta veces más para escucharte decir esa frase otra vez. Pero me conformo con lo poco que me das. Y me conformo con esas cuadras de compañía que opaca mi soledad por un instante. Me conformo con la caricia a tus rodillas cuando en la moto un semáforo me lo permite, aún sabiendo que la devolución será que me acomodes la capucha azul de mi campera. Sin embargo me conformo. Me conformo así y todo porque eres mi única compañera. Me conformo con la sonrisa que me regalas cada vez que en mí estas presente.

Me conformo todos los días de complacerme a mi mismo por entregarlo todo por ti. Me conformo con nuestras charlas, un tarado o un idiota con ternura, o un te quiero que ya no es “yo también” desde que gracias a ti te dedico una canción de cumbia. Me conformo con esperar por las madrugadas que me desees un buen descanso, aunque el final de la noche será el principio del fin, y al otro día me tendré que volver a conformar con el vacío que dejas en cada despedida (esperarte sería fatal).

Me conformo con los veinte kilómetros que hago manejando en soledad pensando en estas líneas, con la felicidad de saber que mañana será el mismo camino y siempre con ese destino final: mi mente para vos. Me conformo con escuchar tu voz. Me conformo con el simple hecho de escribirte, saber que lo leerás, lo admitirás, pero nada cambiará. Me conformo con jugar un partido en el que jamás voy a ganar.

Todos los días me conformo sin ser conformista. Por eso me conforma saber que esto duele menos de lo que podría realmente lastimar. Y me conforma enamorarme a cada instante, enredarme y no poder soltarme. Me conforma tu sonrisa, tu piel, la complicidad de tu cara esperando el momento en que me convierta en ladrón para acercarme a tus labios y regalarme el placer de tenerte junto a mi por diez segundos del año. Me conforma saber que siempre seremos prófugos los dos: mi corazón y yo, conformes de esperar que se repita tu llamado.

Me conformo porque no me conforma quererte cada día un poco menos que mañana.

 

Si el lenguaje es otra piel toquémonos mas

Juan Manuel Senese View All →

Periodista Deportivo. Profesorado en Comunicación Social (FPyCS. UNLP). Peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: